La solidaridad que se imprime en tres DIMENSIONES

Grupos de particulares que cuentan con impresoras 3D se unen en Granada y toda España para producir viseras, EPIs y respiradores para hospitales y residencias

Manuel López nunca imaginó que cuando se compró su impresora 3D acabaría siendo una pieza más del engranaje solidario de una pandemia mundial como la del coronavirus. Él es un eslabón más de una cadena con miles de anónimos de España, y cientos en Granada en particular, que se han organizado para fabricar desde casa el material de protección y médico necesario para el personal sanitario que sufre la escasez de medios en hospitales, centros de salud y residencias.

Desde una habitación para sus cosas, con su ordenador y esa impresora que ha pasado de diseñar figuras de cómic a construir una treintena de pantallas de protección para personal sanitario. «Empecé a investigar por redes sociales por si había para hacer respiradores, porque en las noticias vi que en Italia estaban haciendo en 3D válvulas para ellos, pero cuando surgió la carencia de mascarillas me puse a mirar la forma de hacerlas y di con el grupo de Telegram«, explica López, que es estudiante de ortoprótesis y productos de apoyo.

El grupo de mensajería instantánea de Telegram al que se refiere forma parte la red Coronavirus Makers, una página web, foro y medio de difusión que ha puesto en contacto, no sólo en España, si no en todo el mundo a particulares con impresoras 3D, empresas e instituciones para hacer una red colaborativa de creación y fabricación de material médico. Telegram sirve como vía de comunicación entre cada colaborador, donde reciben los manuales y las medidas para fabricar desde piezas completas a piezas sueltas. Los grupos de trabajo comprenden diseño de material, recursos electrónicos y de software, equipos de protección, instrumentación, respiradores y otros recursos generales como mascarillas o viseras protectoras. Cada grupo está dividido por países, regiones y provincias. En el de Granada hay más de 500 colaboradores.

«Empezaron unos cuantos a unirse, hicieron el grupo, y toda la gente interesada empezó a meterse. Ahora mismo hay 550 miembros en Granada y todos los días hay 10 o 12 más. Mi grupo fabrica viseras de protección. En cada uno te unes y te explica el funcionamiento mediante un enlace a Google Docs«, explica López. Algunas de las pautas de funcionamiento es que no se aceptan donaciones económicas, si no de material para impresión. También en ese documento se facilitan las medidas y parámetros adaptadas para cada máquina del material sanitario a fabricar, y que cumplen todas las certificaciones para su uso.

En Granada se han producido cerca de 11.000 piezas para viseras de protección

La organización para que estos impresores puedan hacer llegar sus materiales está coordinado con Protección Civil y el propio Servicio Andaluz de Salud. Son los primeros los que se encargan de repartir tanto la materia prima como de recoger las piezas que ya se han realizado, y entregarlas al centro logístico del SAS donde se ensamblan, se limpian y se esterilizan, y de ahí a los centros de salud.

Pero también hay otros modos de entregar el material a los hospitales: «Los que hacemos las viseras completas y tenemos familiares o amigos que trabajan en hospitales se las damos para que las lleven directamente a primera línea, donde más falta hacen. Se las damos ya limpias pero les decimos que tengan cuidado y las desinfecten también en los hospitales». También el SAS ha ofrecido en estos grupos personas de contacto de cada centro hospitalario de la provincia, desde Motril hasta Baza, para hacerles entrega del material, en este caso las viseras.

En el caso de Manuel López, ya ha distribuido quince de sus creaciones en el Virgen de las Nieves y el resto entre personal cercano que trabaja en la sanidad. «Sé que unas han ido a Trauma y otras a residencias de ancianos«, añade.

No se considera uno de tantos héroes anónimos de esta pesadilla. «Héroes son los médicos y la gente que está en primera línea», sentencia López, que tiene a un a hermana en esa situación en Marbella: «Estoy haciendo lo que puedo. ¿Que me gustaría estar haciendo muchísimo más? Por descontado, pero estoy contento y orgulloso de contribuir«.

Información e imágenes íntegramente obtenidas de la edición digital diario «GRANADA HOY»

Enlace a la noticia de «GRANADA HOY»